Coatlicue - Quien fue, Etimología, Mitología Y Más

En este articulo conoce sobre la diosa azteca Coatlicue, madre de los dioses, los mortales, las estrellas y la luna, aprende sobre el mito de cómo ella llevó al dios azteca de la guerra y la extraña preservación de su estatua de Tenochtitlán, el capitolio azteca.

Índice

    ¿Quien fue Coatlicue?

    Coatlicue

    Coatlicue era una deidad importante en el panteón azteca y es considerada como la diosa madre de la tierra, representada como una anciana, simboliza la antigüedad del culto a la tierra y presenta una de las figuras más temibles del arte azteca, también fue la patrona del parto, se asoció con la guerra, el gobierno y la agricultura, y consideró el aspecto femenino del dios primordial Ometeotl.

    Antes de la conquista española, Coatlicue se relacionaba con otras deidades femeninas de la tierra, como Toci. Varias fuentes coloniales españolas del siglo XVI mencionan que Coatlicue pertenecía a una clase de deidades conocidas como tzitzimime (relacionadas con las estrellas), que se consideraban aterradoras y peligrosas.

    Sin embargo, a pesar de su ferocidad, la tzitzimima también tenía asociaciones positivas. Irónicamente, este grupo de deidades eran mecenas de parteras, o mujeres responsables de ayudar a las madres con sus bebés, las personas también los invocaban para recibir ayuda médica y tenían asociaciones con la fertilidad. Por estas razones, tenían un papel más ambivalente que simplemente como buenas o malas deidades, por lo que eran respetados y temidos.

    Etimología

    Significa literalmente "Serpientes en su Falda", mientras que muchos eruditos han traducido el nombre menos literalmente como "Ella que tiene una falda de serpientes", algunos historiadores han sugerido que la falda en sí era el tema del nombre, en lugar de la mujer que lleva la falda.

    Como era una práctica común entre el panteón azteca, Coatlicue tenía varios nombres y cada uno representaba un aspecto diferente de su divinidad. Uno de esos aspectos era Toci ("Nuestra abuela"), una figura asociada con la curación y la guerra. Otro era Cihuacoatl ("Mujer serpiente"), una diosa de la fertilidad relacionada con baños de sudor, parteras y mujeres que murieron durante el parto.

    Mitología

    La mitología de Coatlicue estaba entretejida con la de su hijo, Huitzilopochtli fue central en la historia de Coatlicue, desde su embarazo virginal hasta la batalla que siguió entre sus hijos. Al final, Coatlicue era simplemente una madre solitaria que ansiaba volver a ver a su hijo. En un extraño giro del destino, solo la caída del Imperio Azteca podría reunirlos.

    El nacimiento virginal de Huitzilopochtli

    Una historia relacionada en el Códice Ramírez contó sobre el éxodo de los mexicanos desde su hogar ancestral de Aztlán. Durante este viaje, los mexicas (que algún día se convertirían en los fundadores del Imperio azteca) construyeron templos para su dios patrón Huitzilopochtli, en una escala cerca de un lugar llamado Coatepec.

    Quatlique (la diosa Coatlicue) que era virgen, tomó una pequeña cantidad de plumas blancas y las colocó en su seno, del cual concibió sin haber conocido al hombre, y nació Huitzilopochtli.

    Cuando la hija de Coatlicue, Coyolxauhqui, se enteró del embarazo inusual de su madre, se enfureció, reunió a sus 400 hermanos, el Centzonhuitznahua, y lanzó un ataque contra su madre.

    Hay diversas interpretaciones sobre lo que sucedió después, Coyolxauhqui y sus hermanos mataron a Coatlicue, o estaban a punto de hacerlo cuando Huitzilopochtli emergió del útero "en plena guerra". En la última interpretación, el armado y blindado Huitzilopochtli derrotó a sus hermanos rivales y salvó a su madre.

    Un elemento importante del simbolismo oculto dentro de este mito era que se decía que los guerreros fallecidos se convertían en colibríes. La implicación de que Coatlicue quedara embarazada de una bola de plumas (descrita en algunas fuentes como plumas de colibrí) fue que había sido impregnada por un soldado anónimo.

    Predecir la caída del imperio azteca

    No todos los mitos aztecas eran cuentos antiguos: la religión azteca era dinámica y viva hasta el momento en que llegaron los españoles. Durante el gobierno de Moctezuma I (circa 1440-1469), se enviaron sesenta magos portadores de regalos para visitar Coatlicue en Aztlán.

    Cuando los magos llegaron a Aztlán, el tutor de Coatlicue acordó guiarlos hacia ella. Sin embargo, los magos no pudieron alcanzarla, ya que estaban cargados de fuertes regalos y ella estaba en lo alto de una colina empinada y arenosa, el tutor de Coatlicue tomó los regalos de los magos y los hizo subir la colina "como si no llevaran más que unas pocas pajitas".

    Cuando los magos finalmente llegaron a la cima de la colina, encontraron a Coatlicue llorando por su hijo, Huitzilopochtli. Ella amonestó a los magos por la incapacidad de llevarle los regalos a la colina, advirtiéndoles que "habían engordado demasiado con todas sus ricas comidas y ropa hermosa", ella profetizó que las ciudades conquistadas por Huitzilopochtli algún día caerían, y que su hijo finalmente volvería con ella cuando lo hicieran.

    ¿Por qué se decapitó Coatlicue?

    Más recientemente, se ha ofrecido una nueva interpretación para la aparición de Coatlicue que se basa en otro mito (relatado en diferentes fuentes coloniales españolas) sobre el comienzo de la 5ta era, o 5to sol. Los aztecas creían que había cuatro soles (o épocas) anteriores al que vivimos actualmente, el mito señala que varias deidades femeninas (tal vez Coatlicue entre ellas), se sacrificaron para poner el sol en movimiento, efectivamente permitiendo que el tiempo continúe, eran responsables de preservar el cosmos ofreciendo sus propias vidas.

    Después de este punto, estas deidades femeninas fueron simbolizadas por sus faldas (llamadas mantas), lo que podría explicar la cuidadosa atención prestada a la falda serpiente de Coatlicue. Funciona como un recordatorio de su nombre, Snakes-Her-Skirt, además de simbolizarla como una deidad y recordarle al espectador sus actos pasados, esto también podría explicar por qué, en lugar de su cabeza, tenemos dos serpientes saliendo de su cuello cortado. Representan sangre que fluye, que era un líquido precioso que connotaba fertilidad. Con su sacrificio voluntario, Coatlicue permitió que la vida continuara.

    Algunos detalles sobre la escultura respaldan esta interpretación nueva y atractiva. Hay un glifo de fecha, 12 Reed, inscrito en la parte posterior de la escultura que podría estar relacionado con el comienzo de una nueva era solar, los arqueólogos también han encontrado los restos de varias otras esculturas monumentales de deidades femeninas similares a Coatlicue, pero cada una muestra faldas diferentes.

    A pesar de su fama en uno de los mitos aztecas más importantes sobre su dios patrón, Coatlicue no tenía numerosas historias registradas sobre ella durante el siglo XVI (que sabemos al menos). Pocos objetos aztecas sobrevivientes la muestran, sin embargo, otra escultura de piedra en el Museo Nacional de Antropología, en una escala mucho menor, muestra a Coatlicue con la cabeza intacta.

    👉Cosmogonía mexica: Coatlicue 👉

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir