Criaturas Mitológicas Nórdicas

La Mitología Nórdica es bastante particular, ya que está repleta de leyendas que incluyen seres, deidades, dioses y criaturas con relevancia dentro de su narrativa. Estas pueden tener poderes o no y generalmente aparecen de forma consecutiva.

En particular, las Criaturas Mitológicas Nórdicas están relacionadas, generalmente, con los animales de la tierra, pues pueden tener características, rasgos y habilidades de una especie, o bien, también las encuentras de manera híbrida, en base a combinación de varias de ellas.

Índice()

    10 Criaturas Mitológicas Nórdicas más FascinantesCriaturas Mitológicas Nórdicas

    Hay diversos ejemplares y criaturas poco conocidas que merecen ser contadas, pero principalmente, debes saber todo respecto a aquellas que resulten más fascinantes, ya sean por su historia, sus leyendas, los poderes que tenían, así como lo que simbolizaban para esa cultura.

    Además, es indispensable descubrir todas las relaciones que ellas tenían con los humanos, así como su impacto dentro de las religiones y las creencias de aquellos que formaron parte de tales épocas. A continuación, nuestro TOP 10 de criaturas mitológicas nórdicas.

    1. Sleipnir

    Sleipnir es retratado como un poderoso y hermoso caballo de ocho patas, que tenía la habilidad de llevar a su jinete hasta el mundo de los muertos y traerlo de regreso al de los vivos. Además, era capaz de surcar los cielos, sumergirse por los mares y galopar entre la tierra.

    Cabe destacar que Sleipnir es hijo de Loki, el cuál fue regalado a su padre Odin como un obsequio. Desde entonces, el dios ha cargado con el caballo como su fiel acompañante y lo ha llevado a presentar las más sorprendentes batallas que tuvieron lugar en la mitología nórdica.

    A su vez, se dice que las 8 patas de Sleipnir le daban todos los poderes y las habilidades que era capaz de controlar. Pero la razón principal por la que la criatura fuera tan poderosa, es que se trataba de un hijo legítimo y biológico de Loki.

    2. Fenrir

    Pero Sleipnir no fue la única criatura de la mitología nórdica que era hijo de Loki. Fenrir también fue producto de su fecundación y fue conocido como un poderoso e incontrolable lobo bestial, que fue capaz de arrancarle el brazo al dios Tyr en una oportunidad.

    De hecho, se cree que Fenrir atacó a Odín hasta matarlo en el suceso conocido como Ragnarök, por lo que los demás dioses toman la decisión de encadenarlo. A pesar de ello, el gran lobo era tan voraz y salvaje que logro romper las cadenas hechas por Droma y las de Leding.

    Las descripciones de Fenrir lo muestran como un lobo gigante y con mucha fuerza. Fue criado con alimentos cárnicos, pero su apetito insaciable lo llevó a devorar más y más, haciéndolo desarrollar una necesidad por comer y destruir todo a su paso.

    3. Audumbla

    Las vacas también tienen un rol importante dentro de la mitología nórdica y Audumbla es su más fiel representante. Esta criatura se creó en el nacimiento de los tiempos y su fuente de alimentación principal era única y exclusivamente hielo.

    Audumbla solía comer la escarcha y la sal que se encontraba en el hielo, conocido como Niflheim y de esa forma sobrevivió durante muchísimo tiempo, sin intentar siquiera probar otro tipo de alimentos, pues no fue necesario hacerlo. Se cree que amamantó a Ymir, un gigante de hielo.

    Pero todo tendría una razón para el destino. Después de tanto tiempo lamiendo y comiendo hielo, Audumbla descubrió que una persona se encontraba enterrada entre aquellos bloques fríos y escarchados, resultando ser Buri, el abuelo del dios Odín y que fue liberado desde entonces.

    4. Helhest

    Otro de los grandes caballos mágicos que tienen relevancia en la mitología nórdica es el Helhest, una bestia enorme y huesuda que carecía completamente de piel, pues tan solo tenía su esqueleto y emitía un olor a putrefacción y azufre, expedido en cada recorrido que hacía.

    Hay muchas leyendas que se diferencian en cuanto a quién le pertenecía Helhest, que también se conocía como Helhesten. La más popular establece que la diosa del infierno, Hela, era la dueña de la criatura y salía montada en ella de vez en cuando.

    Pero también se cree que Helhest era ensillado por la muerte o que su tarea principal era traer a las almas perdidas directamente al inframundo o al cielo, dependiendo de las acciones emprendidas durante su vida.

    5. Nidhogg

    El Nidhogg se representaba como un gran y bestial dragón, que tenía la misión de destruir por completo el árbol de la vida, directamente desde una de sus raíces, ya que este tenía la capacidad de crear y llevar hasta los nueve mundos existentes hasta el Ragnarök.

    Durante su nacimiento, estuvo rompiendo, mordiendo y destruyendo la raíz que llevaba hacia Niglheim, uno de los mundos accesibles desde el Yggdrasil, nombre del gran árbol vital. Este hecho tuvo lugar incluso hasta que llegó el Ragnarök.

    Las descripciones de Nidhogg lo ubican como una criatura de enormes dimensiones, con dientes tan mortales y poderosos que estuvo a punto de destruir la vida completa de los mundos existentes, pero al parecer nunca logró concretar su trabajo.

    6. Jörmundgander

    La gran serpiente de los desastres naturales. Jörmundgander tenía la capacidad de crear grandes catástrofes en donde llegaba, ya que tenía la fuerza y el poder que fue heredado de su padre, pero en mucha menor capacidad.

    Se dice que Jörmundgander fue un hijo de Loki, el cuál nació de su unión con Angrboda, una gigante letal. Esa combinación de seres logró que heredara un poder casi que incontrolable, con dimensiones de destrucción bastante colosales.

    En una oportunidad, el dios Odín decidió confinarlo en el mar de Midgard para que provocara un desastre de dimensiones catastróficas. A diferencia de otras serpientes, Jörmundgander no era femenina sino un ejemplar completamente masculino.

    7. Gullinbursti

    Con motivo de llevar un presente a los dioses, Loki decidió tener una competencia junto a los enanos Sindri y Brokkr para crear criaturas que sirvieran de regalo a Freyr, Odín y Thor, por lo que de allí se creó a Gullinbursti el cual logró ganar por ventaja la apuesta.

    Esta criatura era un gran cerdo de oro, que tenía la capacidad de galopar y correr sobre el cielo y el mar a velocidades mucho más poderosas que las de cualquier caballo o bestia mágica, inclusive por encima del Sleipnir.

    Pero la particularidad principal de Gullinbursti, era que su cuerpo estaba cubierto completamente de oro brillante e incandescente. De esa manera, cuando el dios Freyr lo montara, podía ir por los nueve mundos sobre él, sin importar cuan oscuro estuviese el camino.

    8. Huldra

    Las Huldras eran criaturas sensuales pero temibles, que tenían la costumbre de tener relaciones sexuales con los hombres que se atravesaban en su camino, seduciéndolos con sus encantos y con las dimensiones y volúmenes mostrados en su cuerpo.

    Además, las Huldra eran bestias híbridas entre animales y mujeres. Generalmente se les describía como un humano femenino, que tenía una larga y rígida cola de vaca, así como una espalda de tronco podrido que podía causar repulsión entre los hombres, aunque sus encantos eran más fuertes.

    Cuando las Huldras encontraban a un hombre para casarse, su cola desaparecía y tomaba la forma de una mujer natural. Sin embargo, al ser traicionaba cobraba una venganza mortal. Las personas que satisfacían sexualmente a la criatura obtenían grandes recompensas, pero no siempre ocurría.

    9. Draugr

    Como almas errantes que celaban los botines de las tumbas vikingas, los Draugr eran criaturas fantasmales que tenían la habilidad de controlar los cuerpos de los guerreros, viviendo dentro de ellos al resguardo del dinero y las riquezas que se ocultaban en su interior.

    Cuando alguien intentaba robarlas, los Draugr tenían la capacidad de crecer más allá del tamaño de sus cuerpos, teniendo una relación parecida en cuanto a su fuerza y el tamaño que podía adquirir, por lo que se cree que eran monstruos bastante voraces y temibles para la época.

    La forma utilizada por los Draugr para matar a todas sus víctimas variaba entre una y otra. Estos podrían crecer tanto hasta aplastarlos de un solo sentón. También tenían la posibilidad de succionar sus sangres hasta llevarlos al borde de la locura, así como desgarrar sus huesos y entrañas fácilmente.

    10. Alfr

    Aunque en sus inicios eran conocidos como una raza de dioses inmortales, los Alfr fueron considerados como criaturas, ya que eran inofensivas y no tenían poderes más allá de los que representaban sus habilidades para vivir en la naturaleza.

    Los Alfr eran de tamaño pequeño, con orejas puntiagudas y cara pálida y peluda que vivían en las montañas, los troncos de los árboles y hasta en los arroyos, siendo casi que imperceptibles para cualquier humano, ya que nadie tenía el poder de alcanzar a verlos, además que eran escurridizos.

    Se piensa que los Alfr eran totalmente inofensivos y su mortalidad varía entre una leyenda y otra. Algunas rezan que estos eran difíciles de perder la vida, pero que si podían hacerlo. Otros les daban el beneficio de la no mortalidad.

    👉Criaturas Mitológicas Nórdicas👉

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir