Dioses Totonacas: Historia, Religión, Costumbres y Prácticas

Aquí aprenderás sobre los dioses Totonacas ¿Pero quiénes son ellos? Cuando los españoles llegaron a América Central, los totonacas fueron el primer grupo nativo que encontraron los europeos. Aprende más sobre la civilización, el gobierno y la religión y los dioses totonacas.

Índice

    Breve Historia Totonaca

    dioses-totonacas

    En la ciudad de Zempoala (Cempoallan), situada en lo que hoy es el estado de Veracruz, México, el pueblo totonaco fue el primero en recibir a los europeos en la gran masa de tierra de América continental.

    El año era 1519 y la conquista española de México había comenzado. En ese momento, el Totonac ocupaba una franja de tierra flanqueada por el Océano Atlántico y la Sierra Madre Oriental, entre el río Cazones en el norte y el río La Antigua, cerca del puerto actual de Veracruz.

    Dos importantes centros ceremoniales totonacas existieron en este territorio. El primero, El Tajín, estaba ubicado en el norte y había dejado de funcionar antes de la llegada de los españoles. El segundo, Zempoala, tiene fama de haber sido populoso cuando llegaron los españoles; poco después, fue testigo del colapso de sus ídolos y su reemplazo con la cruz cristiana.

    En la actualidad, unas cien mil personas de habla totonaca sobreviven en la parte norte de su territorio original entre los estados de Puebla y Veracruz. Lingüísticamente, los totonacas están relacionados con los pueblos de habla zoqueano y maya. Sin embargo, no hay evidencia que conecte la religión y la cultura de los totonacas con las de los mayas y los zoqueanos.

    Nuestra comprensión de la religión totonaca se basa en evidencia arqueológica principalmente de Zempoala, El Tajín y Puebla, y en el análisis de las primeras descripciones proporcionadas por Fray Bartolomé de Las Casas y Fray Andrés de Olmos.

    Dioses Totonacas

    dioses-totonacas-2

    Chichiní

    Es uno de los dioses Totonacas principales y se rindió homenaje diario en Zempoala al Sol (Chichiní en Totonac), quien fue el creador de todos los demás dioses. Temprano en la mañana, siete sacerdotes asistirían al templo. Uno de los sacerdotes miraba hacia el cielo, reverenciando al Sol antes de bañar la imagen del Sol, así como las imágenes de otros dioses, en incienso.

    En ocasiones ceremoniales, los nobles y los funcionarios iban al templo a adorar. Según Las Casas, todos los sábados todos estaban obligados a reunirse en el atrio del templo para rezar.

    Los académicos ahora creen que esto ocurrió cada cinco días. Allí, los nobles y dignatarios principales se mutilaron ante sus dioses al pasar numerosas pajillas a través de incisiones hechas en varias partes de sus cuerpos. Las Casas menciona en particular lenguas, muslos y oídos. El acto de sangrado fue un mecanismo de purificación.

    La Consorte del Sol

    Los dioses totonacas no eran solo hombres, también tenían una diosa, la consorte del dios sol, cuyo templo estaba en lo alto de la sierra. Recibió sacrificios de animales y pájaros decapitados, así como ofrendas de hierbas y flores. Su nombre era Tonacayohua, que significa "conservador de la carne" en náhuatl.

    A diferencia de muchas otras culturas mesoamericanas, los totonacas no creían que la consorte del sol fuera la luna, ya que la tradición totonaca consideraba que tanto el sol como la luna eran deidades masculinas. La esperanza de los totonacas, informada por Las Casas, de que el dios del sol intercedería al enviar a su hijo para liberarlos de la servidumbre a los dioses aztecas, que requerían sacrificio humano, bien pudo haber sido una interpretación cristiana de la creencia totonaca.

    Del mismo modo, aunque el Sol, la Luna y el planeta Venus ocupan un lugar destacado en las pinturas del templo de Las Caritas en Zempoala, es improbable que los totonacas vieran a estas tres deidades celestiales como formando una Trinidad unificada.

    Xolotl

    En la misma ciudad se dedicó un templo a Xolotl, el hermano gemelo de Quetzalcóatl. Estos hermanos eran personificaciones de las diferentes manifestaciones del planeta Venus como La Estrella de la Mañana y la Estrella del Ocaso.

    Cihuateteo

    Al sur de Zempoala, se erigieron grandes esculturas de mujeres que habían muerto durante su primer parto. Dichas mujeres fueron veneradas y sus muertes fueron vistas como equivalentes a las muertes de soldados asesinados mientras tomaban prisioneros (nuevos sirvientes del Sol).

    Llamados cihuateteo (Nah., "Mujeres deificadas") por los aztecas, fueron responsables de transportar el Sol en su curso a través del cielo. Las estatuillas de la misma área proporcionan evidencia de que los seres humanos fueron desollados en homenaje a un dios similar a la deidad azteca Xipe Totec; El sacrificio se hizo para asegurar una cosecha abundante.

    Huracán

    Las esculturas en relieve entre los restos arqueológicos de El Tajín revelan la existencia de otro dios, Huracán (de ahí la palabra inglesa hurracaine). Mientras que en Zempoala Huracán se representa como un chacmool, una figura antropomórfica reclinada, en El Tajín se lo representa como una deidad de una sola pierna a quien considero análogo a Tezcatlipoca.

    Desde la Sierra Madre, cerca de El Tajín, Olmos informó de la existencia (y denunció) de un dios llamado Chicueyozumatli ("Mono 8"), a quien se le rindió homenaje en un momento cercano al de la fiesta cristiana de Pascua. Al igual que Huracán, Chicueyozumatli es análogo a Tezcatlipoca. Huracán también era equivalente al dios Tajín mismo; Este dios de la tormenta sobrevive hoy entre los totonacas, que le dan varios nombres, entre ellos Trueno Viejo, Aktsini 'y Nanahuatzin.

    Festivales Religiosos

    En el solsticio de invierno se celebró un festival importante durante el cual se sacrificaron dieciocho personas, hombres y mujeres. Dieciocho es también el número de veintenas en que se dividió el año mesoamericano. El sacrificio humano tuvo lugar a medianoche; los corazones de las víctimas fueron molidos en la boca de los ídolos principales. La sangre era la comida del sol.

    Las personas sacrificadas eran mensajeros enviados para suplicarle al Sol que enviara a su hijo a liberar al totonaco de las prácticas impuestas por los aztecas. (Se pueden encontrar bellas ilustraciones del sacrificio humano en los relieves de El Tajín.) Se siguieron prácticas similares en Zempoala durante al menos otros dos festivales importantes. La carne de las víctimas fue comida por dignatarios y algunas otras personas influyentes.

    Además de esta comunión elitista, existía una práctica popular entre los hombres que tenían más de veintiséis años de edad: cada seis meses consumían una pasta preparada a partir de la sangre de los corazones de los bebés, semillas de plantas cultivadas en los templos y una leche látex del árbol Castilla elastica. Este sacramento se llamaba yoliaimtlaqualoz, una palabra náhuatl que significa "alimento para el alma".

    Otra costumbre habitual era la confesión de pecados, llamada maiolcuita en náhuatl. Una persona se retiraría a un lugar aislado y confesaría sus fechorías en voz alta. Según Las Casas, los penitentes a menudo se retorcían las manos y gritaban de angustia con tal convicción de que, en sus palabras, era una costumbre "que bien merecía la pena considerar".

    También fue de la Sierra Madre que los españoles informaron por primera vez de un festival, llamado Calcusot por el Totonac, que se celebró en noviembre para el recuerdo de los muertos. Este festival se extendió entre los pueblos indígenas de México y sobrevive hoy en una forma modificada celebrada en el Día de Todos los Santos.

    Costumbres Influenciadas Por La Religión

    Las creencias religiosas influyen en las prácticas sexuales. Los sacerdotes totonacas debían mantener el celibato. El sumo sacerdote y el sacerdote secundario fueron responsables de las circuncisiones de los niños de un mes, y también rompieron los himnos de las niñas. Los sacerdotes recomendarían que las madres repitan la última operación una vez que sus hijas hayan cumplido los seis años.

    A través de Olmos también sabemos que aquellos que buscan buena salud para algún pariente se abstendrán de tener contacto sexual durante ochenta días antes de hacer su petición. El respeto general por la abstinencia se demuestra en un cuento popular en el que un anciano llega demasiado tarde para una competencia como resultado de sus formas libertinas. El ganador de la competencia se transforma en el sol; el viejo se transforma en la luna.

    Varios cuentos populares de hoy constituyen los restos de la religión totonaca. En el área de Zempoala, el idioma totonaco ya no se habla, pero en el área de El Tajín (actual Papantla de Olarte) aún sobrevive.

    Aquí los cuentos religiosos totonacas se han convertido en sincretizado con las creencias católicas romanas. Un ejemplo es que el Sol y Jesucristo a menudo se consideran iguales. Otro ejemplo es que San Juan y el dios Tajín (o Trueno Viejo) también se identifican como lo mismo. La difusión de la religión católica (y, más recientemente, protestante) continúa destruyendo la religión totonaca original.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir