Mitología Romana - Dioses, Mitos Y Más

En contraste con la de los griegos, la mitología romana parece árida y empobrecida. Como regla general, los romanos no eran creadores de mitos, y los que tenían generalmente eran importados, los dioses romanos eran utilitarios, como los romanos prácticos y poco imaginativos. Se esperaba que estos dioses sirvieran y protegieran a los hombres, y cuando fallaron en ser útiles, su adoración se redujo, esto no significa que los romanos carecieran de sentimiento religioso, tenían un sentido panteísta de las divinidades presentes en la naturaleza, pero sus sentimientos religiosos más profundos se centraron en la familia y el estado.

Cuando los romanos adoptaron a los dioses griegos del siglo III a. C. en adelante, estas deidades se simplificaron para ajustarse a la religión romana. Marte era el dios principal de la era imperial, más honrado que Júpiter, ya que ayudó y simbolizó las conquistas romanas.

Índice()

    Introducción a la mitología romana

    mitología romana

    La mitología romana es el cuerpo de historias tradicionales relacionadas con los orígenes legendarios y el sistema religioso de la antigua Roma, como se representa en la literatura y las artes visuales de los romanos, también puede referirse al estudio moderno de estas representaciones, y al tema de la literatura y el arte de otras culturas en cualquier período.

    Los romanos generalmente trataban sus narraciones tradicionales como históricas, incluso cuando tienen elementos milagrosos o sobrenaturales. Las historias a menudo se refieren a la política y la moral, y cómo la integridad personal de un individuo se relaciona con su responsabilidad con la comunidad o el estado romano. El heroísmo es un tema importante, cuando las historias iluminan las prácticas religiosas romanas, se preocupan más por el ritual, el augurio y las instituciones que por la teología o la cosmogonía.

    El estudio de la religión y el mito romanos se complica por la influencia temprana de la religión griega en la península italiana durante la protohistoria de Roma, y ​​por la posterior imitación artística de modelos literarios griegos por autores romanos. Los romanos estaban curiosamente ansiosos por identificar a sus propios dioses con los de los griegos y reinterpretar historias sobre deidades griegas bajo los nombres de sus homólogos romanos. Los primeros mitos y leyendas de Roma también tienen una relación dinámica con la religión etrusca, menos documentada que la de los griegos.

    Debido a que la literatura latina era más ampliamente conocida en Europa durante la Edad Media y en el Renacimiento, las interpretaciones de los mitos griegos por los romanos tuvieron una mayor influencia en las representaciones narrativas y pictóricas de la "mitología clásica" que las fuentes griegas. En particular, las versiones de los mitos griegos en las Metamorfosis de Ovidio, escritas durante el reinado de Augusto, se consideraron canónicas.

    La naturaleza del mito romano

    Debido a que el ritual desempeña el papel central en la religión romana que el mito tenía para los griegos, a veces se duda de que los romanos tuvieran una gran mitología nativa. Esta percepción es producto del romanticismo y la erudición clásica del siglo XIX, que valoraba a la civilización griega como más "auténticamente creativa". Desde el Renacimiento hasta el siglo XVIII, sin embargo, los mitos romanos fueron una inspiración particularmente para la pintura europea.

    La tradición romana es rica en mitos históricos, o leyendas, sobre la fundación y el surgimiento de la ciudad, estas narraciones se centran en los actores humanos, con solo una intervención ocasional de las deidades, pero un sentido dominante del destino divinamente ordenado.

    En el primer período de Roma, la historia y el mito tienen una relación mutua y complementaria, las principales fuentes para el mito romano incluyen la Eneida de Vergil y los primeros libros de la historia de Livio. Otras fuentes importantes son el Fasti de Ovidio, un poema de seis libros estructurado por el calendario religioso romano, y el cuarto libro de elegías por Propiedad. Las escenas del mito romano también aparecen en pinturas murales romanas, monedas y esculturas, particularmente relieves.

    Dioses romanos

    A medida que el territorio romano creció, su panteón se expandió para incluir a los dioses y cultos de los pueblos recién conquistados y contactados, siempre que encajaran con la cultura romana. Por ejemplo, la exposición romana a la cultura helénica a través de la presencia griega en Italia y la posterior conquista romana de las ciudades-estado de Macedonia y Grecia hizo que los romanos adoptaran muchos mitos griegos y combinaran deidades griegas con sus propios dioses correspondientes.

    1. Júpiter, el rey de los dioses (Zeus)

    Rey de los dioses; con su enorme poder, se dice que gobierna la luz y el cielo. El águila es su animal sagrado y el rayo es su arma de identificación, llamado dies pater, o "padre brillante", es el protector de las leyes y del estado, y los romanos creían que Júpiter guardaba su ciudad.

    Su padre es Saturno y su hermano es Neptuno, forma parte de la Tríada Capitolina y es el consorte de Juno.

    2. Neptuno, el dios del mar (Poseidon)

    Los romanos también lo adoraron como el dios de los caballos, bajo el nombre de Neptunus Equester, su contraparte entre los dioses griegos fue Poseidón, quien formó la trinidad griega de Zeus, Hades y Poseidón.

    Neptuno tenía fama de ser de mal genio y era conocido como el dios de los terremotos porque su ira y furia estaban relacionadas con el temblor de la tierra.

    3. Plutón, el dios del inframundo

    El nombre de Plutón es un afín de la palabra griega Ploutos, el nombre del dios de la riqueza. Los romanos consideraban a Plutón como el donante de oro, plata y otras sustancias subterráneas. Debido a que estos minerales fueron extraídos, Plutón pronto fue reconocido como el dios del inframundo físico, esto lo llevó a convertirse en el dios del inframundo espiritual y, por lo tanto, en la muerte. Los romanos creían que si pronunciaban su nombre, morirían.

    4. Apolo, el dios del sol, la música y la profecía

    Reconocido como el dios de la música, la curación, el sol y la luz, la verdad y la profecía, la peste, la poesía y más, Apolo era hijo de Júpiter y hermano de Diana. Es uno de los dioses romanos más importantes y complejos, es conocido en los panteones de dioses griegos y romanos.

    5. Marte, el dios de la guerra (Ares)

    Es el dios de la guerra y se pensó que era el protector del estado romano, el mes de marzo que recibe su nombre de Marte fue un mes lleno de festividades y celebraciones militares.

    Su consorte principal era Nerio, que era una fuerza y ​​un poder vitales detrás de Marte, y ella era vista como la personificación de los poderes divinos de Marte. Sin embargo, la unión de Marte con Venus ha sido un tema para muchos poetas y filósofos diferentes.

    6. Cupido, el dios del amor (Eros)

    Cupido, el dios del deseo erótico, el amor, la atracción y el afecto, es el hijo de Marte y Venus. Eros es su contraparte griega, a menudo se ve a Cupido con un arco y una flecha que se considera la fuente de poder que induce afecto y deseo en la persona que golpea la flecha.

    7. Saturno, el dios del tiempo, la riqueza y la agricultura

    El reinado de Saturno fue visto como una época dorada de abundancia y paz, era conocido como el dios de la disolución, el tiempo, la riqueza, la agricultura, la renovación y la liberación. Según Varro, Saturno proviene de la "siembra" y los romanos lo identificaron como una deidad agrícola similar al dios griego, Cronos.

    8. Vulcano, el dios del fuego (Hefesto)

    Los antiguos mitos romanos lo llaman el dios del fuego, la metalurgia, los volcanes y la forja, y se lo representa sosteniendo un martillo de herrero. Era el equivalente romano del dios griego Hefesto.

    Vulcano era hijo de Júpiter y Juno, nació con una cara roja y desfigurada y fue abandonado por su madre. Fue arrojado por un acantilado y Themis lo acogió como su hijo cuando cayó al mar, el agua se convirtió en su nuevo hogar.

    9. Mercurio, el dios de la ganancia financiera, la poesía y la elocuencia (Hermes)

    Mercurio es un dios romano significativo y parte de los Dii Consentes en el panteón romano. Representa la suerte, el comercio, los viajeros, la elocuencia, la poesía, el engaño y los ladrones. Además, se cree que guía a las almas al inframundo.

    10. Venus (Afrodita)

    Madre del pueblo romano; diosa del amor, belleza, fertilidad, sexo, deseo y prosperidad; patrón del vino.

    Mitos mas famosos

    Los romanos siempre han creído en lo sobrenatural que se refleja en sus creencias, y el tema del heroísmo es uno de los temas más comunes e importantes en muchas de sus historias. Las leyendas tratan sobre el poder de la moral y la política. Desde los mitos fundacionales hasta las leyendas de la ley divina, Roma los tiene todos. Aquí hay una lista de algunas fascinantes historias legendarias y mitológicas:

    1. La historia de Romulus y Remus

    Según la mitología romana, la historia de estos hermanos gemelos cuenta los orígenes de Roma, eran los hijos de Marte y Rea Silvia y, según Virgilio y muchos otros escritores, sus aventuras estaban inextricablemente vinculadas a la fundación de Roma.

    Nacidos en Alba Longa, fueron vistos como una amenaza para el rey Amulio y, para salvarse, ordenó que fueran abandonados a orillas del río Tíber. Se dejó morir a los recién nacidos, pero Tiberio, el padre mitológico del río, los salvó y sobrevivieron bajo su cuidado. Una loba las crió en una cueva cerca de Lupercal y más tarde, fueron adoptados por un pastor, Faustulus.

    A medida que crecieron hasta la edad adulta, se involucraron en una discusión entre los partidarios de Amulio y Numitor. Como consecuencia, Remus fue encarcelado en Alba Longa, el lugar donde nació. El rey y el abuelo de Remus sospecharon de su verdadera identidad. Mientras tanto, Romulus estaba ocupado buscando formas de liberar a su hermano. Mientras todo esto ocurría, ambos conocieron su verdadera identidad y unieron fuerzas con su abuelo para restaurar el trono. Finalmente, ganaron y Amulius fue asesinado.

    Eneas

    La epopeya nacional de Roma, la Eneida de Virgilio, cuenta la historia de cómo el príncipe troyano Eneas llegó a Italia. La Eneida fue escrita bajo Augusto, quien reclamó ascendencia a través de Julio César del héroe y su madre Venus.

    Según la Eneida, los sobrevivientes de la ciudad caída de Troya se unieron bajo Eneas, se sometieron a una serie de aventuras alrededor del Mar Mediterráneo, incluida una parada en Cartago recién fundada bajo el gobierno de la Reina Dido, y finalmente llegaron a la costa italiana.

    Se pensaba que los troyanos habían aterrizado en un área entre Anzio moderno y Fiumicino, al suroeste de Roma: probablemente en Laurentum, o en otras versiones, en Lavinium, un lugar llamado así por Lavinia, la hija del rey Latinus, con quien Eneas se casó.

    A través de una serie de conflictos armados, los troyanos se ganaron el derecho de quedarse y asimilarse con los pueblos locales. El joven hijo de Eneas, Ascanio, también conocido como Iulus, fundó Alba Longa y la línea de reyes albaneses que llenaron la brecha cronológica entre la saga troyana y la fundación tradicional de Roma en el siglo VIII a. C.

    Hacia el final de esta línea, el rey Procas era el padre de Numitor y Amulius. A la muerte de Procas, Numitor se convirtió en rey de Alba Longa, pero Amulius lo capturó y lo envió a prisión; También obligó a la hija de Numitor, Rea Silvia, a convertirse en una sacerdotisa virgen entre las vestales. Durante muchos años, Amulio fue entonces el rey.

    Ovidio

    Muchos autores romanos primitivos escribieron sobre los mitos de Roma. Ovidio, antes de su exilio por el emperador Augusto, escribió en un momento crítico de la historia romana, política y culturalmente, El emperador esperaba restablecer una conexión con la antigua religión de la República y una reverencia a los dioses.

    Ovidio escribió varias obras centradas tanto en el mito romano como en la religión: Metamorfosis y Fasti son dos de sus obras más conocidas. Sus historias, aunque en su mayoría griegas, contenían nombres romanos. En Fasti retrató los festivales de los primeros seis meses del antiguo calendario romano, las leyendas de los dioses y el origen de muchos de sus rituales. Si bien la mitología romana temprana mantuvo una profunda conexión con la ciudad y su rica historia, se centró en una leyenda específica: el nacimiento de sus supuestos fundadores: Romulus y Remus.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir