Seres Mitológicos Sumerios - Mitología Sumaria

La mitología sumeria está llena de tradiciones, historias asombrosas e indiscutibles leyendas que le dan el protagonismo a dioses, deidades, criaturas y seres de otro mundo con poderes extraordinarios. Los seres mitológicos sumerios juegan un papel fundamental en el desarrollo de todas sus historias, influyendo considerablemente en lo que se conoce en la actualidad sobre la mitología mesopotámica.

Índice

    10 Seres Mitológicos Sumerios más FascinantesSeres Mitológicos Sumerios

    Muchos seres mitológicos aparecieron a lo largo del tiempo y estos están estrechamente relacionados los unos a los otros. Generalmente, nos referimos a entidades humanoides, pero también entran en la clasificación aquellos dioses y deidades.

    Ya sea que tengan poderes o que cuenten o habilidades importantes, queremos que conozcas los diez más completos y reconocidos de estas fascinantes leyendas, así podrás analizar un poco más respecto a ello. A continuación, nuestro TOP 10 de los seres mitológicos sumerios.

    1. Ziusudra

    El concepto de diluvio universal también tuvo parte dentro de la cultura sumeria. Cuando los dioses se cansaron del ruido y la maldad de los humanos, llegaron a la decisión de extinguirlos definitivamente, incluyendo a los animales y todas las especies vivas.

    Pero Enki, el responsable de la creación de los hombres, tuvo un momento reflexión y se apiadó de ellos, por lo que envió a Ziusudra para que construyera una gran arca o barco en donde protegiera a todos los seres vivos, incluyendo algunos humanos.

    Este héroe es muy reconocido en las leyendas sumerias y se cree que recibió la definición de “parecido a los dioses” luego de que cumplió con su trabajo. Se desconoce si Ziusudra se unió a los demás dioses o se quedó en la tierra para continuar poblándola nuevamente.

    2. An

    En la mitología sumeria, hay varios dioses que tienen diversos rangos. An es el más importante de todos y se dice que creó al resto, dándole un poco de su poder para que se encargaran de trabajos y labores particulares, como el de la tierra, las planas, los animales y el de los humanos.

    An es el dios principal de lo que se conoce como panteón y se encargó de liderar la creación de la tierra, haciendo la luz con la que comenzó todo, aunque después le delegó un trabajo particular a los dioses que lo acompañaban.

    Sin embargo, según las leyendas, An fue desplazado por una confabulación de los dioses que creó, quienes tomaron su trono y comenzaron a comandar. A pesar de ello, este continúo ayudando a los humanos y supervisando la tierra, una de sus creaciones más importantes.

    3. Nabu

    Nabu es el dios de las escrituras, quién es definido como un ser o una deidad con capacidad de controlar todo lo que sucede, pues tiene el poder de registrar lo que el resto de los dioses le piden, incluyendo el destino de los humanos y las cosas que sucederán en el futuro.

    A medida que va escribiendo, se almacenan tus letras en los registros sagrados, donde se cree que están todos los acontecimientos por los que pasará la humanidad hasta el final de los tiempos. Sin embargo, puede reducir o aumentar la vida de ellos en la tierra según sus propias voluntades.

    Las descripciones de Nabu lo cuentan como un ser similar a un hombre corpulento y con grandes piernas, el cuál viste una especie de túnica y tiene un sombrero con cuernos. También posee unas alas plumíferas en su espalda y sujeta las escrituras con su mano derecha.

    4. Enlil

    Los dioses An y Ki se unieron y engendraron a su hijo, al cual nombraron Enlil. Este estuvo viviendo como otro dios hasta que provocó la separación de sus padres, haciendo que se iniciara la creación de la tierra y los planeas que se conocen en toda la mitología sumeria.

    Pero, a pesar de que gracias a sus acciones se dio origen a la creación, también confabulo contra ella para destruir las formas de vida orgánica existentes, ya que se cree fue el responsable de ordenar el gran diluvio universal que alcanzó a destruir a casi todos los seres vivientes.

    Enlil se describe como un ser delgado, con grandes alas en su espalda que se dividen en cuatro de ellas. Se trata del dios de las tempestades, el viento y el aire, por lo que los acontecimientos de la inundación mundial iban totalmente acordes con su papel en el planeta.

    5. Nanna

    Fue conocido también como Nannar, Sir o el dios de la luna y la sabiduría. Nanna fue un ser al que se le atribute ser el dios del panteón. Fue hijo del Enlil, dios del viento y Ninlil, diosa del aire, desde donde pudo heredar varios de sus poderes mágicos.

    Después de ser designado como el dios supremo, comenzó a ser considerado como el jefe de los dioses, incluso por encima de An, hecho que lo llevaron a convertirse en una de las deidades más importantes para los sumerios y que significaron un punto de adoración fundamental.

    Por otro lado, Nanna suele relacionarse con la astrología y la astronomía, ya que, por tratarse de un dios lunar, se cree que podía controlar todas las estrellas, el nacimiento de la noche, su duración y todo lo relacionado a ella.

    6. Enki

    Otro de los responsables de la creación del universo fue Enki, el dios de la magia, los hechizos y la sabiduría. Este tiene la habilidad de controlar todos los cuerpos acuíferos del planeta y fue quién se apiadó de los humanos, enviando a un protector de la vida durante los acontecimientos.

    Se dice que a Enki de brotaban grandes cascadas de agua infinita de los hombros, las cuales venían con peces, criaturas marinas de todo tipo y hasta plantas acuáticas indispensables para la vida en el mar. Tiene una gran barba y una túnica que cubre parte de su cuerpo.

    Enki es miembro de la conocida Triada Suprema, conformada además por Enlil y An y que se cree fue la responsable del nacimiento de la tierra y el universo. Además, suele relacionarse también como el dios de la fertilidad y la fecundación de nueva vida, ya que fue su creador principal.

    7. Inanna

    Inanna fue hija de Nanna, y nació con la denominación de diosa de la guerra, del amor y con el deber de proteger la ciudad de Uruk, donde reinó durante toda su existencia. Se describe también como la reina de la noche en varios relieves encontrados en las civilizaciones sumeria.

    Según cuentan los mitos, esta emprendió un viaje sobre su arca hasta los cielos, en donde intentó robarle las normas de gobierno para la creación y que estaba oculta con el dios Enki. Cuando este se enteró de sus intenciones, organizó una fiesta para disuadirla y sorprenderla.

    Sin embargo, Inanna fue un ser muy astuto, así que aprovechó el momento para embriagar a Enki y robar por fin a los Me –nombre de las normas–. De vuelta a Uruk, la diosa difundió ese conocimiento y se cree que el reino que llevó a cabo fue exitoso.

    8. Marduk

    Babilonia tenía un dios principal y su nombre era Marduk. Usualmente se le describe como un hombre corpulento, con cuerpo de dragón y serpiente y que tenía el control total de la magia de todo el reino, por lo que no había otro igual o más poderoso que él.

    Pero con la aparición de Ea, Marduk comenzó a darse cuenta que estaba perdiendo fuerza y que un nuevo ser o deidad había llegado con mucho más poder, superioridad y supremacía que él. Por eso decidió buscar a un sucesor de su trono y eligió a Ea para reemplazar su lugar.

    Los relieves y figuras encontradas lo muestran como un ser humanoide, con una túnica larga, dijes y amuletos que cubrían sus manos y frutas en las manos sujetando una canastilla. Al igual que todos los dioses sumerios, este tenía unas enormes alas divididas en cuatro segmentos.

    9. Utu

    El Hammurabi fue un libro sagrado para los sumerios. Se creía que contenía todas las leyes primordiales que debía seguir la humanidad para llevar el control de sus vidas y cumplir con el mandato de los dioses a su cabalidad.

    Se cree que Utu, el dios de las leyes y el orden, fue el encargado de llevarlas hasta las civilizaciones. Apareció encima del trono en donde reinaba el rey humano entre los demás, entregando el libro junto a instrucciones precisas de cómo debía seguirse.

    Además, junto a ellas venía una especie de disco solar que simbolizaba el poder de los dioses. Usualmente se le describe como un ser con torso de humano, pero que no contaba con piernas ni con un tronco inferior corporal, así que siempre estaba flotando.

    10. Oannes

    Hay discrepancias entre si Oannes debe ser considerado un ser mitológico sumerio o una criatura, ya que se describe como un ente semi-humano, que tenía una gran cola de pez, escamas brillantes y un torso superior de hombre.

    Oannes emergió desde un lago con la finalidad de llevar los conocimientos a todos los humanos y las civilizaciones de la tierra. Este traía los talentos, así como todo lo que necesitaban saber cobre la ciencia, los modales, la educación, el arte y hasta la cultura.

    Las leyendas cuentan que Oannes fue enviado por los dioses como una forma de sacar a los humanos de la barbarie. Se cree que después de que terminó con su trabajo, se sumergió hasta las profundidades y no volvió a salir nunca más.

    Si ha sido de tu agrado la información que has leído acá entonces te dejo algunos temas que te pueden interesar leer:

    👉Seres mitológicos sumerios👉

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir