¿Quien Fue Tezcatlipoca? - Conoce Todo Sobre Este Dios

Tezcatlipoca, cuyo nombre significa "Espejo humeante", era el dios azteca de la noche y la brujería, así como la deidad patrona de los reyes aztecas y los jóvenes guerreros. Al igual que con muchos dioses aztecas, estaba asociado con varios aspectos de la religión azteca, el cielo y la tierra, los vientos y el norte, la realeza, la adivinación y la guerra.

Según la mitología azteca, Tezcatlipoca era un dios vengativo, que podría ver y castigar cualquier comportamiento o acción malvada que ocurriera en la tierra. Por estas cualidades, los reyes aztecas fueron representantes de Tezcatlipoca en la tierra; en su elección, tuvieron que ver frente a la imagen del dios y realizaron varias ceremonias para legitimar su derecho a gobernar.

Índice

    ¿Quien fue Tezcatlipoca? - Una deidad suprema

    Tezcatlipoca

    Investigaciones recientes indican que Tezcatlipoca fue uno de los dioses más importantes del panteón azteca del Posclásico Tardío, era un dios pan-mesoamericano de estilo antiguo, considerado la encarnación del mundo natural, una figura aterradora que era omnipresente, tanto en la tierra como en el cielo, y omnipotente. Él ganó importancia durante los tiempos políticamente peligrosos e inestables de los aztecas del Posclásico Tardío y los primeros períodos coloniales.

    Tezcatlipoca era conocido como el Señor del espejo humeante, ese nombre es una referencia a los espejos de obsidiana, objetos circulares planos y brillantes hechos de vidrio volcánico, así como una referencia simbólica al humo de la batalla y el sacrificio.

    Según fuentes etnográficas e históricas, era en gran medida un dios de la luz y la sombra, del sonido y el humo de las campanas y la batalla, estaba estrechamente asociado con la obsidiana y el jaguar. La obsidiana negra es de la tierra, altamente reflexiva y una parte vital de los sacrificios de sangre humana, los jaguares eran el epítome de la caza, la guerra y el sacrificio para el pueblo azteca, y Tezcatlipoca era el espíritu felino familiar de los chamanes, sacerdotes y reyes aztecas.

    Las muchas caras de Tezcatlipoca

    Al compartir rasgos con el dios II anterior de los mayas clásicos, Tezcatlipoca fue considerado como el único dios supremo omnipotente en varias culturas mesoamericanas y todos los demás dioses podrían considerarse como manifestaciones de este gran ser. Era conocido como Black Tezcatlipoca o el "Espejo humeante", dios del día y de Texcoco.

    El espejo puede significar que el dios todo lo ve o que gobierna sobre toda la tierra, también es conocido como Blue Tezcatlipoca, el "Hechicero Colibrí", dios de Tenochtitlán, donde estuvo asociado con el sol y el dios de la guerra Huitzilopochtli.

    Siempre presente, el dios podía intervenir directamente en los asuntos humanos para traer felicidad y tristeza, podría asumir connotaciones más siniestras cuando era conocido como el señor de las sombras o la noche, un hechicero de la magia negra y el portador del mal, la muerte y la destrucción como Chalchiuhtecólotl, asociado con el conflicto.

    De manera similar, Tezcatlipoca podría representar esos otros elementos desagradables de la condición humana: frío intenso, pecado y miseria cuando se disfrazó de Itztlacoliuhqui. Finalmente, en un papel más positivo, cuando era Omácatl, fue visto como el patrón de la aristocracia y las fiestas, de acuerdo con el complejo carácter del dios de los opuestos en conflicto, en este papel él podría al mismo tiempo representar a ladrones y hechiceros malvados.

    Aventuras míticas

    Además de la Creación, Tezcatlipoca está involucrado en muchos cuentos míticos y uno de los más curiosos es la llegada de los primeros perros. El problema comenzó con la pareja de ancianos Tata y Nene, sobrevivientes de la inundación que previamente había destruido el 4to mundo.

    Finalmente, aterrizando, se dirigieron a su bote de troncos de ciprés y procedieron a encender un fuego frotando palos. Luego decidieron cocinar un pescado, pero el humo de su fuego perturbó las estrellas, especialmente Citlallatonac y Citlalicue, estos dioses se quejaron vociferantemente a Tezcatlipoca, quien, tal vez con un poco de dureza, cortó las cabezas de la pareja y las volvió a unir a sus espaldas, por lo tanto, se crearon los primeros perros.

    Tezcatlipoca y Quetzalcoatl

    Tezcatlipoca era el hijo del dios Ometéotl, quien fue la entidad creadora original. Uno de los hermanos de Tezcatlipoca fue Quetzalcóatl y estos se unieron fuerzas para crear la superficie de la tierra, pero luego se convirtieron en enemigos feroces en la ciudad de Tollan. Por esta razón, a Quetzalcóatl se le conoce a veces como el Tezcatlipoca blanco para distinguirlo de su hermano, el Tezcatlipoca negro.

    Muchas leyendas aztecas sostienen que Tezcatlipoca y Quetzalcóatl fueron los dioses que originaron el mundo, contados en el mito de la Leyenda del Quinto Sol. Según la mitología azteca, antes de los tiempos actuales, el mundo había pasado por una serie de cuatro ciclos, o "soles", cada uno representado por una deidad específica, y cada uno terminaba de manera turbulenta.

    Los aztecas creían que vivían en la quinta y última época, Tezcatlipoca gobernó el primer sol cuando el mundo estaba habitado por gigantes. Una pelea entre Tezcatlipoca y el dios Quetzalcóatl, que quería reemplazarlo, puso fin a este primer mundo con los gigantes devorados por los jaguares.

    Fuerzas opositoras

    La oposición entre Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se refleja en la leyenda de la mítica ciudad de Tollan. La leyenda informa que Quetzalcóatl fue un rey pacífico y sacerdote de Tollan, pero Tezcatlipoca y sus seguidores lo engañaron, y practicaron sacrificios humanos y violencia. Finalmente, Quetzalcóatl fue forzado al exilio.

    Algunos arqueólogos e historiadores creen que la leyenda de la lucha entre Tezcatlipoca y Quetzalcóatl se refiere a eventos históricos como el choque de diferentes grupos étnicos del norte y centro de México.

    Fiestas de Tezcatlipoca

    A Tezcatlipoca se dedicó una de las ceremonias más ostentosas e imponentes del año calendario religioso azteca, este fue el sacrificio Toxcatl o One Drought, que se celebró en el apogeo de la estación seca en mayo e involucró el sacrificio de un niño.

    Un joven fue elegido en el festival entre los prisioneros más perfectos físicamente. Para el año siguiente, el joven personificó a Tezcatlipoca, viajando a través de la capital azteca de Tenochtitlán, atendidos por sirvientes, alimentados con deliciosa comida, vestidos con la mejor ropa y entrenados en música y religión. Unos 20 días antes de la ceremonia final, se casó con cuatro vírgenes que lo entretuvieron con canciones y bailes; juntos deambularon por las calles de Tenochtitlan.

    El sacrificio final tuvo lugar en las celebraciones de mayo de Toxcatl. El joven y su séquito viajaron al Templo Mayor en Tenochtitlán, y mientras subía las escaleras del templo tocaba música con cuatro flautas que representaban las direcciones del mundo; destruiría las cuatro flautas mientras subía las escaleras. Cuando llegó a la cima, un grupo de sacerdotes llevó a cabo su sacrificio. Tan pronto como esto sucedió, se eligió un nuevo niño para el año siguiente.

    ▷Ver Más▷

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir