Dios Del Sol Tonatiuh: Etimología, Creación Y Más

Según las creencias aztecas, la era actual es la quinta edad. Las cuatro edades anteriores fueron definidas por su sol único, cada uno de los cuales fue finalmente destruido. Después de que el cuarto sol fue destruido, los dioses aztecas se reunieron para crear el quinto y último sol: Tonatiuh.

Como los soles que lo precedieron, Tonatiuh no era inmortal, tras su muerte, el mundo descendería a la oscuriad permanente y el reinado de los hombres llegaría a su fin. Conoce un poco mas sobre este dios azteca.

Índice

    Etimología de Tonatiuh

    Tonatiuh

    El nombre de Tonatiuh se derivó de las palabras náhuatl tona ("para que haya calor") y yauh ("seguir"). Cuando se usan juntos, estos términos significan "sigue emitiendo calor". La palabra podría usarse tanto como el nombre propio del dios Tonatiuh como más casualmente en referencia al sol mismo.

    Los aztecas frecuentemente se referían a sus dioses por múltiples nombres, y Tonatiuh no fue la excepción. Tradicionalmente, los dioses e individuos aztecas iban por el nombre del calendario de su fecha de nacimiento, Tonatiuh fue creado en naui olin, o "4-Movimiento", este nombre era parte de una profecía que predecía que la era actual sería destruida por los terremotos.

    Mitos de la Creación

    Tonatiuh y los sacrificios que exigió eran parte del mito de la creación azteca, el mito dice que después de que el mundo estuvo oscuro durante muchos años, el sol apareció en el cielo por primera vez, pero se negó a moverse. Los habitantes tuvieron que sacrificarse y abastecer al sol con sus corazones para impulsar el sol en su curso diario.

    Tonatiuh gobernó la era en que vivieron los aztecas, la era del Quinto Sol. Según la mitología azteca, el mundo había pasado por cuatro eras, llamadas soles. La primera era, o Sol, fue gobernada por el dios Tezcatlipoca, la segunda por Quetzalcóatl, la tercera por el dios de la lluvia Tlaloc y la cuarta por la diosa Chalchiuhtlicue.

    La era actual, o quinto sol, fue gobernada por Tonatiuh. Según la leyenda, durante esta época, el mundo se caracterizó por los comedores de maíz y, sin importar qué más sucediera, el mundo se acabaría violentamente, a través de un terremoto.

    Aspectos de Tobatiuh

    La deidad del sol azteca tenía aspectos positivos y negativos, como un dios benevolente, Tonatiuh proporcionó calor y fertilidad a los aztecas (mexicas) y a otros seres vivos. Para hacerlo, sin embargo, necesitaba víctimas sacrificadas.

    En algunas fuentes, Tonatiuh compartió el papel de dios creador con Ometeotl; pero mientras Ometeotl representaba los aspectos benignos y relacionados con la fertilidad del creador, Tonatiuh mantenía los aspectos militaristas y de sacrificio. Era el dios patrón de los guerreros, que cumplió con su deber con el dios al capturar prisioneros para sacrificarlos en uno de varios santuarios a través de su imperio.

    Mitología

    Tonatiuh fue formado por los dioses aztecas tras la destrucción de la cuarta edad, su creación requirió el sacrificio de dioses, y ponerlo en movimiento requirió derramar aún más sangre. Sin embargo, incluso una vez que se pusieron en marcha, los aztecas no creían que Tonatiuh fuera eterno y predijeron su destrucción por terremotos, sostuvieron que cuando finalmente llegara el fin de Tonatiuh, la humanidad sería destruida.

    Su nombre en el calendario era Nahui ollin, era el dios patrón del día 19 Quiahuitl (lluvia) y el 4to de los 13 señores aztecas del día con un signo de 'ave' asociado de la codorniz.

    El sol estaba asociado con el oro y, para los mixtecos, estaba hecho de turquesa, por lo tanto, a Tonatiuh a veces se le conoce como 'Señor de la turquesa', era un dios feroz y guerrero y sugiere que los aztecas llamaron al cruel y despiadado conquistador Pedro de Alvarado nada menos que Tonatiuh.

    Representación en el arte

    En el arte, Tonatiuh se representa con mayor frecuencia como un disco solar simbólico tallado en monumentos y esculturas a gran escala. Un imitador del dios llevaba un disco en la espalda durante las ceremonias de sacrificio celebradas en su honor, y a veces el dios mismo es retratado en la escultura como un hombre en cuclillas con un gran disco en la espalda.

    Un ejemplo de este último tipo se exhibe actualmente en el Museum fur Volkerkunde, Basilea, Suiza. En el disco está el símbolo de los terremotos que los aztecas creían que sería la fuente de la destrucción del quinto cosmos.

    Las primeras representaciones de Tonatiuh provienen del arte de la civilización tolteca en el sitio posclásico de Ixtapantongo y en Chichén Itzá. Cuando aparece en color, como en los códices posclásicos, Tonatiuh suele ser rojo, con un tocado de plumas de águila y un disco solar rayado.

    Finalmente, muchos estudiosos ven la cara central de la famosa Piedra del Sol (también conocida como Piedra del Calendario), que se encuentra en la base del Templo Mayor en la capital azteca de Tenochtitlán, como la de Tonatiuh (para otros es el sol nocturno Yohualtecuhtli o Tlaltecuhtli ).

    La piedra basáltica, que mide 3.58 metros de diámetro, tiene 98 centímetros de grosor y pesa 25 toneladas, no ese un calendario sino un disco solar que representa los cinco mundos del cosmos azteca y puede haber sido utilizado como un altar sobre el cual sacrificar víctimas, está en exhibición permanente en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

    ▶Video sugerido▶

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir